10 cosas que debes hacer en Pekín

Publicado el 13 de junio de 2018

A primera vista, Pekín sorprende por su enorme tamaño y enormes contrastes. Desde sus modernísimos rascacielos a los tradicionales “hutongs”, la capital china tiene suficientes ingredientes para tenerte entretenido por varios días. Si viajas a China, dale una oportunidad a esta fascinante ciudad y no te arrepentirás. Estás son 10 cosas que debes hacer en Pekín.

Visitar la Ciudad Prohibida y la Plaza Tiananmen

La Ciudad Prohibida es uno de los monumentos de Pekín que te dejarán sin aliento. Seguramente la reconocerás por ser escenario de la oscarizada película “El último emperador”. Este conjunto palaciego, Patrimonio de la Humanidad, fue la residencia oficial de los emperadores de China y sede de la política del país hasta 1912.

Su interior (que cuenta con una superficie de 72 hectáreas), es una impresionante sucesión de plazas y pabellones que son una verdadera muestra de arquitectura tradicional china. En el Museo del Palacio, podrás ver todo tipo de obras de arte de valor incalculable. Actualmente es una de las principales atracciones turísticas de China.

Como antesala al recinto, se encuentra la gigantesca Plaza Tiananmen, la más grande de China y del mundo. Lugar de gran importancia histórica, ya que fue aquí donde Mao Zedong proclamó la fundación de la República Popular de China. Aquí no sólo podrás ver su mausoleo, sino también el Museo Nacional de China, la Torre Qianmen y el Gran Palacio del Pueblo.

Descubrir la gastronomía y olvidarte de los cubiertos

La comida en China varía muchísimo con respecto a la que puedes encontrar en cualquier restaurante de España. Para descubrir la verdadera gastronomía china, lo primero es acudir a un restaurante que no sea para turistas y lo segundo, a atreverte a comer con palillos.

Cumpliendo con la expresión “donde fueres, haz lo que vieres”, te recomendamos perder el miedo y probar cosas nuevas, Si, en China se comen muchas cosas raras, pero también otras deliciosas, como por ejemplo, los dumplings, o empanadillas chinas que son una absoluta adicción. Los podrás encontrar cocidos, al vapor, fritos, de vegetales, con cerdo, ternera o pollo ¡Las variedades son infinitas!

Viajar en el metro de Pekín

Si bien el taxi no es excesivamente caro en Pekín, las distancias son tan largas que el metro se hace absolutamente necesario. Cuenta con 16 líneas y más de 400 kilómetros de longitud, lo que lo convierte en el sistema de metro más extenso del mundo. Que el idioma no sea una preocupación, las estaciones están también señalizadas en inglés por lo que es imposible perderse.

El metro en Pekín es el mejor escaparate para captar las costumbres locales y para divisar los personajes más curiosos. Es bastante común ver grupos de personas en posición de descanso mientras esperan el próximo tren. Esta postura, que se asemeja a estar de cuclillas, con la diferencia en que ambos pies hacen contacto total con el suelo, es muy común en la población china.

Recorrer la Gran Muralla China

Si quieres conocer la Gran Muralla China, tienes que ir a Pekín. Existen diversos tramos en los que se puede hacer la visita turística, algunos muy cerca y otros no tanto. Según el tipo de experiencia que deseas, estos son los tramos que deberías considerar visitar:

  • Badaling. Es fácil de visitar (cuenta con telecabina), se encuentra cerca de Pekín, pero tiene una gran afluencia de turistas y venta de recuerdos.
  • Mutianyu. Se encuentra a unos 90 kilómetros de Pekín y ofrece muy buenas vistas, pero no está tan reconstruida. Depende de la temporada, puede que haya pocas visitas.
  • De Jinshanling y Simatai. Recorrer este tramo ofrece una experiencia más auténtica. Se ecuentra a unos 150 Km de Pekin y tiene 10 kilómetros de largo y muchas pendientes. Se trata de un tramo con cierta dificultad pero que te recompensa con vistas espectaculares, muy poca gente y 0 vendedores de souvenirs.

Conoce los hutongs, los barrios más tradicionales

Aunque cada vez hay menos, los hutongs son los barrios tradicionales de Pekín, donde la vida transcurre de otra manera. Pueden ser caóticos o muy tranquilos y en sus calles te puedes encontrar desde mucho tráfico de bicicletas, gente comiendo en la calle (con mesas incluidas), mercados improvisados, a cafés y tiendas de estilo occidental.

Visita el Palacio de Verano

Este enorme complejo palaciego fue construido a mediados del siglo XVIII como residencia de verano para el Emperador y su familia. Se encuentra a orillas de un enorme lago artificial al que actualmente acuden los pekineses buscando distracción y esparcimiento. El parque, de unas 300 hectáreas de superficie, cuenta con infinidad de pasajes, pabellones y pagodas que son una absoluta belleza, al igual que las vistas.

Disfruta de la vida nocturna por el Lago Houhai

En pleno centro de Pekín se halla este agradable lago, un espacio que durante el día es una tranquila zona de paseo con mucha naturaleza alrededor y de noche se convierte en una zona extremadamente animada. Cantidad de cafés, restaurantes y bares con música de bandas en directo, convierten al Lago Houhai en una estupenda oferta de ocio nocturno en Pekín.

Disfruta de las vistas desde la Torre del Tambor

Muy cerca del lago Houhai se hallan la Torre del Tambor y la Torre de la Campana, dos testigos de la antigua vida de Pekín. Estos dos monumentos emblemáticos marcaban la llegada del amanecer con el sonido de una gran campana y el atardecer, con un sonido de tambores.

Si bien esta tradición china se ha perdido, puedes visitar ambas torres y ver de cerca la campana de 63 toneladas que anunciaba el comienzo del día. En la Torre del Tambor se realiza un espectáculo diario que muestra el redoble de los tambores al atardecer. Las vistas de Pekín desde ambas son inolvidables.

Conoce el Templo del Cielo

El Templo del Cielo es uno de los símbolos de la ciudad. Construido en 1420, este complejo de cuatro templos se encuentra en un enorme parque de 270 hectáreas, el cual es una vitrina perfecta de la vida cotidiana en Pekín.

Su edificio principal, el Pabellón de la Oración por la Buena Cosecha, se utilizaba para pedir y agradecer por las buenas cosechas. También se compone por el Salón de la Abstinencia, la Bóveda Imperial del Cielo y el Altar Circular, edificios de gran belleza arquitectónica y llenos de simbolismo.

Explora el Parque Olímpico

Pekín celebró los Juegos Olímpicos en 2008 y su Parque Olímpico se ha convertido en un gran lugar de esparcimiento para los habitantes de esta ciudad. Ve con tus propios ojos la impresionante figura de “El Nido”, como se conoce popularmente al Estadio Nacional de Pekín, sede principal de los juegos.

En el recinto también se encuentra el Centro Acuático Nacional y la Antorcha Olímpica. Te recomendamos visitar el parque al atardecer o de noche, cuando el sitio se llena de familias y la iluminación convierte al sitio en un perfecto ejemplo de modernidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *