500 escalones que merecen la pena

Publicado el 24 de febrero de 2017

Una de las experiencias más mágicas que vivimos en Costa Rica fue la visita a la Catarata La Fortuna. Un paisaje espectacular que te envuelve en su vegetación. Una vez más, íbamos a contrarreloj, estaba oscureciendo y teníamos miedo a quedarnos sin luz y no poder continuar con la grabación.
Al llegar al mirador, pudimos apreciar la belleza de la Catarata La Fortuna de 70 metros de altura, producida por las aguas del Río La Fortuna y por otros afluentes cercanos a las montañas. Cuando estás allí, tienes que seguir bajando para apreciar esa maravilla que nos regala la tierra desde cerca. Nos pusimos en marcha, a cuestas con el equipo, a bajar los 500 escalones que nos llevarían a descubrir una de las imágenes más espectaculares que hemos visto en el país de la Pura Vida.
Cuando llegamos abajo, Corina y Marta se quedaron asombradas de la belleza, era una escena digna de ver, la catarata chocando contra el agua a tan solo unos metros. Toda la zona está rodeada de abundante vegetación, es como si estuvieras en una cueva rodeada de árboles. Y lo que mucha gente no sabe es que en la base te puedes bañar. ¡Una auténtica pasada!
Una vez terminada la excursión, los 500 escalones que habíamos bajado, tocaba subirlos. Corina subió sin problema porque está acostumbrada a hacer deporte y no le costó nada llegar, pero Marta las pasó canutas. Al principio iban subiendo juntas pero pronto Corina la adelanto y la blogger quedó atrás. Continúo con la subida a duras penas pero en el último tramo ya no podía ni con su alma.
Cuando llegó arriba y vio la luz, no se lo podía creer y gritó: ‘Por fin’. Fue a buscar a Corina, que ya estaba sentada en el restaurante que habíamos reservado con la excursión. ¡Un poco más y no llega a la cena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *