10 consejos para moverte por Cuba como un local

Publicado el 30 de mayo de 2018

Cuba es uno de los países más fascinantes y contradictorios, no sólo del Caribe, sino de todo el mundo. No hay un país igual o que se le parezca, lo que te va a asegurar una serie de experiencias inolvidables.

Mucho se ha hablado sobre Cuba, un país que difícilmente escapa de suscitar opiniones, sean reales o infundadas. Pero más allá de los estereotipos, un viaje a Cuba puede resultar de mil maneras diferentes según el enfoque que le des. Si quieres conocer un poco más de esa Cuba llena de mitos, fuera de las zonas turísticas, te dejamos 10 consejos para moverte por Cuba como un local.

1. Cuba turística vs Cuba local

Como turista en Cuba, debes saber que hay dos mundos muy diferentes. Por una parte, existe la Cuba turística, con un mundo construido para el extranjero de grandes hoteles, playas paradisíacas y entornos de ensueño.

Pero por otro lado, existe la Cuba de los cubanos, con sus problemas, retos y contradicciones. Cuba es un país de contrastes y la mejor forma de conocerlo como viajero es disfrutar un poco de ambos mundos. Ahora bien, si tienes la disposición de conocer la Cuba diferente, nunca está de más seguir estos consejos.

2. El tiempo en Cuba es relativo

Con esta relatividad no nos referimos al clima, sino a la cantidad de tiempo que se puede tardar en hacer cualquier cosa. El tiempo transcurre distinto en Cuba ya que un minuto hablando con alguien puede alargarse una eternidad, así que armate de paciencia y olvídate de las prisas. Cuba se mueve en su propio huso horario.

3. Cuidado con la picardía cubana

Nadie pone en duda que la gente en Cuba es sencillamente encantadora y amigable. Relacionarse con gente local es la mejor manera de conocer verdaderamente un sitio. Por lo general, el cubano de a pie es muy conversador y dispuesto a hablar de absolutamente cualquier cosa.

Ahora bien, tampoco es secreto que los cubanos atraviesan muchas dificultades y en ocasiones, habrá personas que se acercarán a ti para obtener algo a cambio. Ya sea para que les invites algo de comer o beber a cambio de conversación o bien para que les compres comida o provisiones en el supermercado. Como en toda situación, déjate llevar por tu propio instinto, pero nunca está de más estar alerta y no dejarte timar.

4. La moneda en Cuba

En Cuba existen dos monedas, el CUC, que es el peso para turistas y el CUP, el peso para los locales. El CUC, también llamado peso convertible, equivale aproximadamente entre 0,8-1€, mientras que el CUP, vale unas 25 veces menos que un CUC.

Si bien puede ser un lío al principio, son fáciles de diferenciar ya que las monedas CUC son todas de color dorado, mientras que las CUP son plateadas. De nuevo, cuidado ante la picardía cubana ya que en ocasiones, alguna moneda local se puede colar por equivocación (o no) en el vuelto y puedes terminar con mucho menos dinero del que te corresponde recibir.

5. Alojarte con un local

Cuba está llena de hoteles y resorts maravillosos, pero si quieres una experiencia más verdadera, puedes combinar ambas experiencias y también alojarte unos días en una casa de familia. Muchas casas, identificadas con un cartel azul en la puerta, alojan extranjeros y por lo general también incluye el desayuno y la cena. Aparte de conocer gente local, pueden ser de mucha ayuda a la hora de planificar algún viaje o excursión.

6. Hacer excursiones por tu cuenta

Siempre puedes contratar excursiones en hoteles y agencias de viaje, con la garantía de que es una opción segura y confiable, aunque más cara. Los dueños de casas de familia siempre te pueden ayudar a conseguir alguna excursión con algún amigo o familiar.

Como siempre, mucho ojo con este tipo de arreglos porque si bien puede ser más barato y genial, los resultados también pueden ser desastrosos. Nunca está de más seguir tu instinto o escuchar recomendaciones de otros viajeros. En otra palabras, no está de más ir a Cuba con los deberes hechos.

7. Cómo conseguir moneda local

Los turistas no pueden tener acceso al CUP, el peso local. Sin embargo, siempre hay maneras de conseguirlo. Puedes acudir a un mercado al aire libre de productos frescos donde puedes pagar con CUC y recibir el cambio en CUP. ¿Qué beneficios tienes de pagar con moneda local? Puedes comprar productos a precios mucho más baratos, desde el transporte a una buena botella de ron.

8. Moverte por Cuba

Existen muchas maneras de moverte por Cuba, ya sea para trayectos largos o en viajes urbanos.

  • Autobuses para turistas. Son más caros pero tienen aire acondicionado, son puntuales y son relativamente cómodos. Desde La Habana puedes moverte a prácticamente a cualquier parte del país con total comodidad.
  • Autobuses para locales. Para utilizar el bus local te tocará regatear, ya que por ser turista siempre querrán cobrarte más dinero. No suelen ser puntuales y son más incómodos, pero viajar en ellos puede ser toda una experiencia. Pregunta a otros pasajeros cuál es el precio que se suele pagar para que tengas una idea de cuánto pagar (y siempre con moneda local)
  • Colectivos. También llamados almendrones, son coches particulares que realizan trayectos determinados y en los que puedes compartir viaje con otros turistas. Puedes negociar con el conductor para que te lleve al sitio que tu quieras o incluso contratarlo por un día o unas horas.
  • Bicitaxi o Cocotaxi. Son un poco más caros que los colectivos pero pueden ser eficientes para los trayectos cortos. Desde luego, regatear el precio es el mayor reto de subirte a este transporte.

9. Conectarte a internet

El servicio de internet en Cuba lo ofrece una sola empresa y por ende es lento, caro y bastante malo. Si quieres conectarte a internet para lo básico, el móvil siempre funciona mejor que el ordenador y no esperes más que enviar algunas fotos o postear algo sencillo. Enviar un mail con adjuntos puede ser toda una odisea.

Para usar internet, deberás comprar las tarjetas de ETECSA, que cuesta 1,50CUC para una hora. Para conectarte si no estás en un hotel que ofrezca wifi, debes buscar los “wifi spots”. Son sitios en plazas y lugares públicos donde podrás conectarte con la clave de tu tarjeta.

10. Comer en sitios locales

Como todos los casos anteriores, existen restaurantes para turistas, con precios mucho más elevados, los restaurantes para locales y por último, los paladares. Los paladares son un tipo de establecimiento que surgió en la década de 1990, como restaurantes montados y dirigidos por emprendedores por cuenta propia.

Con un estilo que ve desde lo más sencillo y barato a sitios muy sofisticados y más costosos, los paladares son un buen sitio para probar lo mejor de la gastronomía cubana en un excelente ambiente. Si estás en La Habana, estos son algunos de los más populares: Doña Eutimia, La California, El Asturianito, El Chanchullero, Iván chef Justo o La Piña de Plata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *