De Delhi a Mumbai, una ruta por la India imprescindible

Publicado el 13 de mayo de 2019

India es un país tan conocido como enigmático y tan colorido como incomprendido. En ocasiones es difícil escapar de los estereotipos y los lugares comunes que surgen con destinos tan icónicos. Por fortuna, no hay mejor remedio para curarse de eso que preparar el equipaje y dar el salto a explorar y derribar mitos.

Cada viaje es un mundo y una experiencia muy concreta, pero un viaje a la India ofrece tantas posibilidades como las mil y un versiones que existen dentro de este vasto y ancho país. Si aún no terminas de decidirte, te proponemos una ruta por algunos de los atractivos que encontrarás entre Delhi y Mumbai, ingredientes imprescindibles para un primer viaje a la India.

Delhi, una explosión sensorial

Jama Masjid, Delhi

No te vamos a engañar, Delhi, como una de las ciudades más pobladas del mundo, es una urbe bastante caótica. Sin embargo, lo que tiene de caótica lo tiene de fascinante. Delhi es una de las puertas de entrada a la India y es una explosión para los sentidos. Decidirse por dónde empezar puede ser abrumador, sus dimensiones y encanto pueden ser complicados de abarcar, pero estos algunos de los lugares que no puedes perderte.

Jama Masjid es uno de los símbolos de la ciudad y uno de esos lugares obligatorios a visitar. Básicamente porque es la mezquita más grande de la India. La estructura de mármol blanco y arenisca roja se caracteriza por tres grandes cúpulas y dos minaretes de 40 metros de altura. Su plaza puede acoger a más de 25.000 personas a la vez.

Si hablamos de otros monumentos increíbles de Delhi, la Tumba de Humayun es uno de sus principales. Declarado Patrimonio de la Humanidad, es importante conocer este complejo funerario de arenisca roja, que comprende la tumba principal del emperador Humayun, ya que fue precursora del estilo del Taj Mahal. Antes de partir hacia Agra, justamente la localidad que acoge al monumento más famoso de India, pásate por el Templo del Loto, casa de Adoración Bahaí que es todo un oasis de paz en la convulsionada Delhi.

Agra, puerta de entrada al Taj Mahal

Taj Mahal, Agra

Cogemos rumbo al suroeste para proseguir hasta Agra, la puerta de entrada al Taj Mahal. Por sí solo, este monumento funerario ya justifica una visita a la India. Fue construido entre 1631 y 1654 por el emperador musulmán Shah Jahan, en tributo a su esposa favorita.

Aunque el mausoleo de mármol blanco es su estructura más conocida, el Taj Mahal, es un gran complejo que también comprende muchos otros edificios como la mezquita, el fuerte de acceso y sus extensos jardines. La riqueza ornamental de una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno es algo digno de admirar.

Si bien muchos turistas viajan hasta Agra sólo para conocer el Taj Mahal, pero esta ciudad a orillas del río Yamuna tiene mucho más por ofrecer como por ejemplo el Fuerte Rojo de Agra. La riqueza ornamental y arquitectónica de este conjunto de palacios te dejará sin palabras. Y si quieres visitar este monumento prácticamente sin turistas, te recomendamos hacerlo a primera hora de la mañana, hora en la que normalmente los turistas están haciendo la cola en el Taj Mahal.

No dejes de pasear por su pintoresco bazar, por Taj Ganj (el barrio musulmán) o el mausoleo Itimad Ud Daulah, también conocido como baby Taj.

Jaipur, la Ciudad Rosa

Indian Palace, Jaipur

Uno de los destinos más fascinantes del norte de la India es sin duda Jaipur. La también llamada “Ciudad Rosa”, color dado por el estuco utilizado para imitar la arenisca, está lleno de contrastes y sitios insólitos. El primero es el Hawa Mahal o “Palacio de los vientos”. El icono de Jaipur es un peculiar palacio que en su momento llegó a albergar un harén. Su fachada presenta 953 ventanas para que las mujeres pudiesen observar la ciudad sin ser vistas.

Por otro lado, Jantar Mantar es un observatorio astronómico (uno de los 5 construidos por el maharajá Jai Singh, un aficionado a la astronomía). En bazares como los de Chandpole Bazaar y Johari Bazaar, puedes encontrar desde especias hasta joyerías. Por último, el Palacio de la Ciudad y especialmente el Fuerte Amber son sitios que te dejarán sin palabras

Mumbai, cuna de Bollywood

Bailarinas Bollywood, Mumbai

Puedes disfrutar de India a tu medida, sin embargo te recomendamos aprovechar de la conexión que te ofrecemos a Mumbai, la cuna de la industria cinematográfica del país. Allí podrás visitar sitios extraordinarios como “La Puerta de la India”, su atracción más visitada. Este arco monumental de 26 metros de altura se construyó para conmemorar la visita de Jorge V a la India en 1911. No dejes de echarle un vistazo al elegante Hotel Taj Mahal, ubicado justo en frente.

Desde aquí parten los ferrys para Isla Elefanta, cuyas cuevas rupestres (posee 7 en total, 5 de ellas visitables), son todo un reclamo cultural de Mumbai. Podrás deleitarte con lugares tan dispares como la ajetreada estación gótica de tren Victoria (declarada Patrimonio de la Humanidad), las Torres del Silencio, la Mezquita Haji Ali o la zona de Horniman Circle.

Si quieres sumergirte en el universo de Bollywood, podrás visitar los gigantescos estudios de Film City, donde se producen más de 100 películas al año.

Como puedes ver, hay mil y un maneras de descubrir India y lo mejor es que tienes la libertad de hacerlo a tu medida. Si te emocionó esta ruta, no te pierdas el próximo capítulo de Viajeras con B, en el que 6 viajeras muy especiales nos desvelan sus destinos preferidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *