Cuatro rutas de viaje para descubrir Egipto

Publicado el 5 de diciembre de 2018

Egipto es un destino único en el mundo. Cuna de una de las civilizaciones más importantes y enigmáticas de la antigüedad, desde siempre Egipto ha suscitado una fascinación que ha plagado la literatura y el cine. La buena noticia es que es muy fácil conectar con el exotismo de Egipto, ya que es un destino muy cercano y asequible.

Para descubrir su cultura milenaria, así como su lado más moderno, te dejamos las mejores rutas de viaje por las cuatro regiones que debes conocer para sacarle el mejor partido a Egipto.

El Cairo

Cuatro rutas de viaje para descubrir Egipto

Desde luego, El Cairo es una visita obligatoria en Egipto. La caótica ciudad, la más poblada del continente africano, no sólo es la puerta de entrada al país, sino que es también el punto de partida para una acercarte a una de sus visitas más legendarias: las Pirámides de Giza.

El Cairo es una ciudad de enormes contrastes, gastronomía sorpresiva y grandes monumentos. Antes de partir a las próximas regiones de Egipto, no dejes de visitar el Museo Egipcio, la Ciudadela de Saladino, el bazar de Jan el-Jalil o la impresionante Mezquita de Alabastro.

Pirámides y Esfinge de Giza

Cuatro rutas de viaje para descubrir Egipto

A menos de 20 Km de El Cairo se encuentra Giza, la mayor necrópolis del Antiguo Egipto. Se compone principalmente por las pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos y la famosa Esfinge de Giza, los principales símbolos de Egipto.

Las pirámides, que datan del año 2.500 a.C. aproximadamente, han sido desde siempre un quebradero de cabeza para egiptólogos e ingenieros. Por ejemplo, Keops, la pirámide más grande de todo Egipto, se construyó con más de dos millones de bloques de piedra, de dos toneladas y media cada uno. Si te agobian las multitudes, te recomendamos hacer la visita guiada lo más temprano que puedas.

Pirámide escalonada y complejo funerario de Zoser

Cuatro rutas de viaje para descubrir Egipto

Este monumento ubicado a unos 23 kilómetros al sur de Giza se construyó en 2.650 a.C. como cenotafio del faraón Zoser. La pirámide de forma escalonada forma parte de la necrópolis de Menfis o de Saqqara, un recinto declarado Patrimonio de la Humanidad. Imhotep, considerado el primer arquitecto del mundo, concibió esta revolucionaria pirámide como monumento funerario, que fue un prototipo para las de Giza.

La Ribera del Nilo

Cuatro rutas para conocer Egipto

El Nilo, aparte de ser el segundo mayor río del mundo después del Amazonas, es la piedra angular de Egipto. Su presencia fue responsable para el desarrollo de la cultura egipcia y actualmente sigue siendo un proveedor de riqueza y prosperidad para Egipto.

A su paso se hallan algunos de los mayores lugares de interés arqueológico en Egipto. Tal es el caso de la ciudad de Luxor, edificada sobre las ruinas de Tebas, antigua capital del Imperio Egipcio. Luxor, ubicada a 660 Km al sur de El Cairo, alberga recintos de visita imprescindible. Puedes llegar a Luxor en barco, ya que es parada habitual de los cruceros del Nilo.

Templo de Karnak

Cuatro rutas para conocer Egipto

A orillas del Nilo se halla Karnak, una antigua ciudad fortificada que albergó el mayor centro religioso de Egipto. Su conjunto de templos -también Patrimonio de la Humanidad- constituyen una de las mayores atracciones del Egipto moderno.

Recomendamos hacer una visita guiada para captar la verdadera historia de este lugar sagrado, donde destaca la Gran Sala Hipóstila, la estatua de Pinedyem, el templo de Ramsés III y los obeliscos de Tutmosis I y Hatshepsut.

Templo de Luxor

Este impresionante templo es uno de los mejor conservados en Egipto. Una hazaña, ya que tiene más de 3.500 años de antigüedad. Consagrado al dios Amón, antiguamente estaba conectado con el cercano Templo de Karnak, mediante la Gran Avenida de las Esfinges, que medía más de 3 kilómetros y contaba con más de 600 esfinges.

Valle de los Reyes

Cuatro rutas para conocer Egipto

Una excursión imprescindible en Luxor es el Valle de los Reyes. Ubicado en la orilla oeste del Nilo, frente a Tebas, se trata de un extenso lugar donde se enterraron a muchos de los faraones de las dinastías XVIII, XIX y XX, como Ramsés II y Tutankhamon.

De visita obligada también lo son el impresionante Templo de Hatshepsut y Los Colosos Memnon, dos enormes figuras gemelas de piedra que representan al faraón Amenhotep III. Estas marcaban el lugar de acceso al complejo funerario de Amenhotep III.

Hurghada, Mar Rojo

Cuatro rutas para conocer Egipto

No todo en Egipto son yacimientos arqueológicos o monumentos funerarios. El Mar Rojo es otro elemento geográfico fundamental para Egipto, ideal para un destino de vacaciones y ocio. Si bien hay muchos rincones para visitar, Hurghada es uno de los más famosos.

Ubicada a una hora de vuelo de El Cairo, el antiguo pueblo pesquero, es actualmente un importante destino turístico, con infinidad de hoteles, resorts y playas paradisíacas. Un clima seco, aguas cristalinas y una temperatura cálida y agradable durante el invierno europeo, lo han convertido en un rincón favorito para vacacionar en Egipto.

Aparte de tumbarte todo el día al sol, puedes disfrutar de deportes acuáticos como el submarinismo, gracias a su espectacular fondo marino. No en vano, Hurghada está entre los mejores sitios del mundo para hacer submarinismo.

Abu Simbel

Cuatro rutas para conocer Egipto

Por último, nos dirigimos a la ribera meridional del Nilo, casi tocando la frontera con Sudán. Nos referimos desde luego a Abu Simbel, un impresionante emplazamiento arqueológico cuyos templos destacan por haber sido excavados en la roca.

Los templos de Ramsés II y su esposa Nefertari en Abu Simbel, fueron levantados durante el reinado del propio Ramsés II, en tributo a la victoria en la batalla de Kadesh y reforzar su influencia y poder.

Se trata de uno de los ejemplos arquitectónicos más extraordinarios de Egipto. Excavado en la roca, el templo está flanqueado por cuatro figuras de Ramsés II de 65 metros de altura. En su interior se hallan ocho representaciones más de Ramsés y numerosos grabados de las victorias egipcias.

Abu Simbel cobró gran relevancia en 1959, cuando la construcción de la presa de Asuán amenazó con sumergirlo bajo las aguas. Tras una iniciativa sin precedentes que costó millones de dólares, se realizó una de las mayores obras de la ingeniería: el desmontaje, movilización y reensamblado del Templo a tierras más altas donde no corriera peligro de inundación.

Hoy en día, es uno de los templos más importantes y visitados en Egipto. Sólo por esta historia, merece la pena acercarse, ¿no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *