El Manneken Pis cumple 400 años

Publicado el 4 de noviembre de 2019

La Grand Place, el Atomium y el Palacio del Cincuentenario son algunos de los grandes monumentos de Bruselas, pero muy por encima de todos ellos, una pequeña estatua ha conseguido convertirse en el símbolo principal de la ciudad.

El Manneken Pis es un claro ejemplo de que el tamaño no importa, ya que la diminuta estatua de 65 centímetros de altura se ha convertido en la imagen más conocida, no sólo de su capital sino de toda Bélgica.

El Manneken Pis acaba de cumplir 400 años y para celebrarlo, queremos repasar la agitada historia de este pequeño icono y de paso, celebrar otras estatuas del mundo que de una manera u otra se han convertido en símbolos de sus respectivos países.

El Manneken Pis cumple 400 años

Manneken Pis, el símbolo de Bruselas

Si bien la estatua de bronce que tanto conocemos se instaló oficialmente en 1619 (gracias al diseño de Jérôme Duquesnoy), existen registros que ya mencionan la existencia de una antigua estatua desde 1451. La palabra Manneken Pis tiene por significado “el hombre pequeño que orina”.

Dice la leyenda (una de las muchas que se tejen sobre su origen), que durante las guerras entre belgas y holandeses, un niño iba paseando por el campo y al encontrar una bomba a punto de estallar, consiguió apagarla orinando directamente sobre ella, salvando muchas vidas.

En 1960, la estatua fue objeto de un robo que alcanzó proporciones mediáticas. Tras ser recuperada, finalmente se optó por resguardar la figura original y en 1965 se sustituyó por una réplica, que es la que podemos ver actualmente.

El Manneken Pis cumple 400 años

Un icono de la moda

Una gran tradición en Bruselas es vestir al Manneken Pis con todo tipo de atuendos. Ya sea para ocasiones especiales, como el de Santa Claus para Navidad o con el uniforme de fútbol de alguna selección, como fue el caso del Atlético de Madrid en un acto impulsado en 2018 por la asociación colchonera belga.

El caso es que a lo largo de su historia, el Manneken Pis ha llegado a lucir más de 900 atuendos diferentes, muchos de los cuales están exhibidos junto a la estatua original en el Museo de la Ciudad de Bruselas, ubicado en la flamante Grand Place.

El Manneken Pis cumple 400 años

La Estatua de la Libertad – Nueva York

Sin duda es la estatua más famosa del mundo y símbolo inequívoco de Nueva York y los Estados Unidos. La estatua, regalo de Francia a los Estados Unidos para conmemorar el centenario de la independencia estadounidense, se encuentra en la Isla de Bedloe, en la desembocadura del río Hudson y es visible desde muchos puntos de la ciudad de Nueva York.

Desde el año de su inauguración en 1886, Miss Liberty se ha convertido en un icono de todo lo estadounidense y es una de las imágenes más conocidas en la cultura popular. Tanto es así que podrás encontrar réplicas en otros tamaños en ciudades como París, Tokio, Las Vegas y Buenos Aires.

El Manneken Pis cumple 400 años

Cristo de Corcovado – Rio de Janeiro

Por si sola, la estatua del Cristo Redentor de Corcovado es impresionante. Con 30 metros de altura, no sólo es la estatua Art Decó más grande del mundo sino que es la única estatua entre las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Méritos aparte, lo que más impresiona del Cristo de Corcovado es su ubicación: en lo alto del Cerro de Corcovado a más de 700 metros sobre el nivel del mar, ofreciendo vistas de infarto de toda Rio de Janeiro desde su base. Desde 1931, año que fue inaugurada, se ha convertido en el símbolo de Brasil.

El Manneken Pis cumple 400 años

La Esfinge de Giza – El Cairo

Egipto no escatima en monumentos famosos mundialmente pero ninguno como la Esfinge de Giza, la eterna acompañante de las emblemáticas pirámides. La antigua figura con cabeza humana y cuerpo de león, se construyó hacia al año 2.500 a.C. y se cree que es la representación del dios del Sol Harmakhis, que simboliza la resurrección y la vida eterna. Es uno de los monumentos imprescindibles en cualquier visita a El Cairo.

El Manneken Pis cumple 400 años

El David de Miguel Ángel – Florencia

Es una de las muchas obras maestras de Miguel Ángel y una de las más representativas del Renacimiento. El David, que se exhibe en la Galería de la Academia de Florencia, fue encargado originalmente como una de las 12 esculturas de personajes del Antiguo Testamento, que iban a adornar los ábsides de Santa Maria del Fiore.

Esculpido por cincel de un bloque entero de mármol a lo largo de dos años, fue diseñado para que pudiera ser admirado desde cualquier punto de vista, no únicamente desde la visión frontal. Tras el sorprendente resultado, finalmente fue exhibido en la Piazza della Signoria en 1504. Para cuidar la obra, fue trasladada a la galería en 1873 y con el tiempo se ha convertido en todo un símbolo de Florencia e Italia por igual.

El Manneken Pis cumple 400 años

Venus de Milo – París

París es una ciudad que no le faltan esculturas célebres, sin embargo, es difícil competir con la fama de la Venus de Milo, probablemente la segunda obra más valorada del Louvre, después de la Mona Lisa.

Su origen es bastante incierto, ya que fue descubierta semienterrada en la isla griega de Melos, en 1820. Se estima que fue esculpida hacia el año 100 a.C., en pleno período helenístico y representa a Afrodita, la diosa de la belleza y el amor. La figura representa el paradigma de la belleza femenina y es uno de los mejores ejemplares escultóricos de la Antigua Grecia, además de un tesoro nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *