Escápate a Londres, la ciudad de las mil y una opciones

Publicado el 29 de abril de 2024

Con la llegada del buen tiempo, apetece mucho más cogerse unos días libres y escaparse a conocer o redescubrir ciudades vecinas. Como Londres, la capital inglesa, que ofrece un  sinfín de posibilidades vayas como vayas: en familia y con niños, con amigos, en pareja, en solitario… Su bagaje histórico, su aroma cosmopolita, su gran oferta de ocio y cultura y sus innumerables conexiones de transporte la convierten en un lugar ideal para esa escapada en la que no sabes qué hacer.

¿Te animas a venir con nosotros? Pues coge el pasaporte, ¡que despegamos!

KensingtonKensingtone y Hyde Park

Antes de todo es recomendable elegir una buena base de operaciones desde la que moverse: un hotel que esté bien comunicado, con una boca de metro cercana para poder abarcar la inmensidad de la ciudad. Zonas como el barrio de Kensington, en los alrededores de Hyde Park, pueden ser una buena opción, ya que desde allí tendremos más tiempo para descubrir el gran pulmón verde de Londres y uno de los parques más reconocidos del mundo.

Hablamos de un espacio muy recomendable para visitar con niños o con amantes del running y el senderismo (su ruta más larga supera los 20 kilómetros). Podremos recorrer los bordes del lago Serpentine, en el corazón del parque, residencia habitual de diferentes tipos de aves. O incluso flotar sobre sus aguas remando en familia hasta llegar a la estatua de Peter Pan, pasando previamente por la fuente conmemorativa en honor a la princesa Diana.

Ambos puntos se encuentran en los jardines de Kensington, muy cerca del palacio que lleva este mismo nombre de estilo barroco que, precisamente, fue residencia de Lady Di. Si desde aquí nos movemos hacia el oeste llegaremos al cinematográfico barrio de Notting Hill, muy conocido por su colorido carnaval (que, ojo, se celebra en el mes de agosto) y por el mercado callejero de Portobello Road que se instala todos los sábados.

TamesisA la orilla de Támesis

Para tener la experiencia londinense completa, nada mejor que alojarse a orillas del río Támesis. El barrio de Hammersmith es una opción diferente, alejada de las zonas más turísticas pero bulliciosa y llena de vida. Si lo que buscas es un buen lugar para cenar, tomar algo y escuchar música en directo después de tu sesión de turismo por la ciudad, este es el lugar indicado.

Desde su espectacular puente hay senderos que bordean el río y en los que podemos encontrar interesantes estampas: desde carreras de barcos y regatas hasta clases de yoga y mindfulness. De hecho, marca la mitad del camino, aproximadamente, en la famosa competición de remo entre los principales campeones de las universidades de Oxford y Cambridge, que se celebra cada año en primavera.

Desde aquí podemos llegar al centro neurálgico de Westminster y el palacio de Buckingham de paseo en un par de horas, pero también se puede cubrir el trayecto en menos tiempo a través del agua, subidos en los barcos que recorren las sinuosas corrientes del río. Un trayecto que acerca al viajero a la reserva natural WWT London Wetland Centre, a grandes parques como el Bishops o el Battersea, al museo palacio Fulham, al Parlamento con su Big Ben, a la noria London Eye y, un poco más hacia el este, al majestuoso puente Tower Bridge, junto a la Torre de Londres, que no sólo se puede atravesar, también visitar.

British MuseumUn momento cultural cerca del British Museum

Instalarnos en el barrio del Soho o aledaños también es una gran idea, sobre todo si nuestro objetivo es visitar una de las grandes ‘joyas de la corona’ británica: el British Museum. Rodeado de dependencias de la Universidad de Londres, es una de las galerías históricas más importantes del mundo, que alberga piezas tan reconocidas como la Piedra Rosetta, clave para descifrar la antigua escritura egipcia, los frisos del Partenón de Atenas y un espectacular moái de la isla de Pascua.

Desde aquí es fácil llegar hasta zonas de obligada visita como Trafalgar Square o Picadilly Circus, así como a los jardines y al palacio de Buckingham. También a Carnaby Street, una de las calles comerciales con más asiduos a las compras, con tiendas adaptadas a la mayoría de los bolsillos y con un catálogo de restaurantes que abarcan gastronomías de todo el mundo.

Por otra parte, desde esta parte de Londres es fácil desplazarse hacia otros atractivos turísticos más alejados, como Stonehenge, el monumento megalítico más famoso de Europa. O la Universidad de Oxford, con casi mil años de historia y un conjunto arquitectónico histórico que merece la pena visitar. O como los Estudios Warner Bros dedicados a Harry Potter, ubicados en Watford, a unos 30 kilómetros de la capital. Excursiones asequibles que para muchos son de obligada visita.

 

B travel, viájate la vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *