Estambul, un paraíso para todo tipo de viajeros

Publicado el 4 de julio de 2018

Estambul se encuentra entre las primeras 10 ciudades más visitadas del mundo y las razones están a la vista. La antigua Bizancio y Constantinopla ha sido un enclave esencial dentro de la historia de tres imperios: el Imperio Romano, Bizantino y Otomano. Y es que su ubicación geográfica la convierte en un puente entre dos continentes: Europa y Asia y la ciudad transcontinental más importante del mundo.

Tantas influencias hacen que Estambul sea un mar de contrastes, entre tradicional y moderna, que luce muy oriental para un occidental y demasiado occidental para Oriente. Estambul es un paraíso para todo tipo de viajeros, pero sus atractivos se establecen en tres pilares: cultura, compras y paisajes.

Estambul – Paraíso cultural

Para sumergirte de lleno en el mundo cultural de Estambul vas a necesitar mucho tiempo, pero como es imposible verlo todo en un viaje, te recomendamos los monumentos y museos que no debes perderte en esta ciudad llena de magia.

Basílica de Santa Sofía

Nada más y nada menos que el símbolo de Estambul, esta basílica de culto ortodoxo es uno de los mayores ejemplares de arte bizantino y un monumento Patrimonio de la Humanidad. Desde su construcción (532-537), ha sido catedral ortodoxa griega, católica, mezquita y finalmente un museo, desde 1935. Vas a alucinar con la decoración y dimensiones de su interior.

La Mezquita Azul

Es la mezquita más importante de Estambul. Aunque sus dimensiones son menores a Santa Sofía, la vistosa cúpula central tiene 23 metros de diámetro y 43 de altura. Su nombre proviene por los más de 20.000 azulejos que recubren la cúpula en su interior.

Palacio Topkapi

El Palacio Topkapi es a Estambul lo que la Alhambra es a Granada. Este alucinante palacio de 700.000 m² fue el centro político y administrativo del Imperio Otomano. El palacio es una sucesión de patios, pabellones, edificios y jardines que muestran todo el esplendor arquitectónico y cultural del imperio. Se encuentra en un enclave privilegiado de Estambul: en una colina entre el Cuerno de Oro y el mar de Mármara, por lo que las vistas al Bósforo están aseguradas.

Torre Gálata

Un monumento que te va a regalar las mejores vistas de Estambul. Esta gran torre de casi 67 metros de altura, fue en su momento (1348) la estructura más alta de la ciudad. Desde la cima se puede ver la majestuosidad del Cuerno de Oro.

Estambul – Paraíso de las compras

Gran Bazar

El Gran Bazar es uno de los mercados más grandes y coloridos del mundo. Mucho más que un bazar, conocerlo es tomarle el pulso a la vida y costumbres de esta metrópolis. Con 22 puertas de acceso, 64 calles y un área de 45.000 m2, allí podrás conseguir todos los productos que puedas imaginar y más. Sólo en un día, lo pueden visitar más de 300.000 personas. Compres lo que compres, no olvides que tendrás que sacar a relucir tus dotes para regatear, una de las principales condiciones para comprar en Estambul.

El Bazar de las Especias

Que no te confunda su nombre porque en este otro importante mercado de Estambul. En el también llamado el Bazar Egipcio, situado en Eminönü, en el corazón de la vieja Estambul, podrás comprar además de especias, dulces turcos, jabones, pañuelos de seda, juegos de té, quesos y frutos secos. Es el mayor mercado en Estambul después del Gran Bazar.

Estambul – Paraíso de paisajes

Las alfombras de Üsküdar

Estambul es famoso por sus atardeceres, pero si hay un sitio para ver un atardecer de escándalo, ese es Üsküdar. Es una de las zonas más antiguas de la parte asiática de la ciudad y la mejor manera de llegar es en ferry. Puedes hacerlo desde el puerto de Eminönü en un recorrido en el que además podrás admirar el skyline de Estambul, así como las riberas y los puentes que cruzan el Cuerno de Oro.

Las alfombras de Üsküdar están consideradas como el mejor sitio para ver el atardecer en Estambul, con la oscura silueta de las mezquitas haciendo contraste con la brillante luz del atardecer.

Crucero por el Bósforo

Más allá del Cuerno de Oro, se extiende el imponente Bósforo, el estrecho que separa Estambul en una parte europea y otra asiática. Hacer un crucero por el Bósforo es una forma de desconectar del ajetreo de Estambul y de ver los monumentos más importantes de la ciudad desde la perspectiva del mar.

El Palacio Topkapi, la Basílica de Santa Sofía, la Mezquita Nueva, la Torre Gálata, la Torre de Leandro o el Palacio de Dolmabahçe, así como el imponente Puente Atatürk, son visibles desde el ferry. Pide un té, apóyate en la barandilla y admira los palacetes, mezquitas y fortalezas que se ubican a ambas orillas del Bósforo.

El recorrido entre el muelle de Eminönü y la localidad de Anadolu Kavaği, situada en el extremo asiático del estrecho en su parte norte, es la oportunidad de enamorarte de Estambul aún más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *