Todo lo que tienes que saber si vas a visitar los fiordos noruegos

Publicado el 29 de enero de 2019

Quiero compartir con vosotros esta hermosa experiencia que tuve la primavera pasada, conociendo Noruega por primera vez. Hay muchos Fiordos y muchas rutas para conocerlos, pero yo os dejo una ruta para hacer en 5 días, variada con ciudad, fiordos e incluso alguna ruta de senderismo.

Los fiordos son entradas de agua de mar entre las montañas. Esta entrada ha sido tallada por glaciares durante muchos años. Los glaciares que en su hielo arrastran sedimentos y resto de corales, ejercen presión en las montañas hasta romperlas. Debido a que los fiordos se ubican en áreas antiguamente cubiertas por glaciares, aparecen entonces en regiones de alta latitud. Por eso, estas bellezas naturales sólo las podréis ver en países como Canadá, Chile, Islandia, Argentina, Alaska, Noruega, etc.

Comenzamos el viaje en Madrid con un vuelo directo a Bergen. Lo ideal sería coger un vuelo Madrid – Bergen  y otro Stavanger – Madrid pero los precios son mucho más altos.

Bergen es una ciudad preciosa para recorrerla andando,  disfrutar de sus edificaciones, jardines, vistas al mar y de la vida que tiene. Bergen es la segunda ciudad más grande de Noruega y se encuentra atrapada entre laderas de montaña y con vistas al mar.

A continuación os enumero las cosas que creo que no os debéis perder en vuestra visita a Bergen:

–          Subir al funicular Fløibanen y ver las vistas con las 7 montañas que rodean la ciudad. Ir a la hora del atardecer que es realmente mágico desde allí arriba.

–          Ver el mercado del pescado que ponen todos los días en el muelle. Es importante que sepáis que sólo abre por las mañana y después de la hora de la comida cierran. El pescado es muy fresco y tienen mucha variedad, ¡hasta ballena!

–          Disfrutar de la vistas al lago Lungegárdsvann, que aunque pienses que en invierno podría estar congelado, no es así, porque Bergen es una ciudad al nivel del mar y las temperaturas no bajan lo suficiente. En primavera es precioso porque está rodeado de tulipanes y de árboles floreados.

–          Pasear por Bryggen, esas casitas de colores que hace algunos años era donde se vendía el pescado y que ahora son tiendas de souvernirs.

–          Subir la torre Rosenkrantz Tårn desde podrás tener unas vistas espectaculares del puerto.

Fiordos noruegos - Viajeros con B

Si tenéis cualquier duda os aconsejo que vayáis a la Oficina de Turismo de Bergen que se encuentra junto al puerto y donde os atenderán muy bien y os informarán de todo lo que podéis hacer en Noruega y la mejor forma de hacerlo.

Al día siguiente comenzamos nuestra ruta por los Fiordos y cogimos un ferry para conocer Hardangerfjord. Este fiordo es el cuarto fiordo más largo del mundo y el segundo más largo de Noruega. La reserva del ferry la podéis hacer online en la página de Norled. Tenéis la posibilidad de coger estos cruceros desde Bergen con un autobús que sale desde el puerto, pero si llevas coche, es más rentable y cómodo coger el ferry en Norheimsund. También tienes la opción de coger el crucero con una excursión a las cascadas de Vøringsfossen, os lo recomiendo, merece la pena ver este paisaje y disfrutar de la caída de agua de 145 metros.

En el camino entre Bergen y Norheimsund se encuentran la cascada Steindalsfossen, si bien no es muy alta, su caudal es muy abundante durante los meses de mayo y junio cuando hay deshielo, y se puede pasar por detrás de ella y disfrutarla en todo su esplendor y además tiene parking. Por las noches la cascada se ilumina con luces azul y moradas.

El tercer día visitamos Nærøyfjord, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.  Este fiordo es un destino que no debes perderte. Esta vez cogimos el ferry  ,sale de la ciudad de Flåm y el regreso lo hace hasta Gudvangen, por lo que es recomendable coger la opción con autobús hasta Flåm al momento de comprar el billete del ferry y así poder recoger el coche.

El recorrido por el Fiordo es muy bonito, vais a disfrutar de un viaje de 2 horas lleno de montañas impresionantes, cataratas y respirar tranquilidad en estado puro.

Antes de regresar a Bergen os recomiendo ir al mirador Stegastein sin duda alguna, las mejores vistas del Nærøyfjord. La carretera para llegar  al mirador está llena de curvas y con pendientes importantes, pero os aseguro que las vistas lo valen.

Si queréis hacer senderismo, hay 3 rutas muy conocidas en Noruega que podéis hacer pero debéis prepararlas con anterioridad.

–          El Trolltunga, mejor conocida como la Lengua del Troll, es una de las más típicas postales de Noruega. Una formación rocosa a 1100 mts sobre el nivel del mar. Para llegar a ella, es recomendable prepararse muy bien porque son 6 horas andando de ida y 6 de vuelta. Es recomendable hacerla en verano porque aun en primavera, hay nieve.

–          Kjeragbolten, es una roca atrapada entre dos montañas a unos 1.084 metros sobre el nivel del mar. Kjerag es el pico más alto del fiordo Lysefjord. La ruta es de unos 11 kms y se tardan unas 6 horas aproximadamente en hacerla.

–          Preikstolen o El Púlpito, es otra de las postales típicas para promocionar el turismo en Noruega. Esta roca permite tener una vista preciosa del fiordo Lyserfjord. Es una ruta más sencilla, de 45 minutos o 1 hora y con baja complejidad. Para hacerla debéis acercaros a Stavanger, y eso fue lo que hicimos nosotros.

Para llegar a Stavanger desde Bergen hay que recorrer casi 5 horas de camino pero casi dos horas se hacen en ferry. Hay que coger dos ferries, uno Mortavika-Arsvågen y otro Halhjem-Sandvikvåg, para revisar los horarios podéis ir a la página de Fjord1. Además durante el camino en coche pasaréis por varios túneles subacuáticos muy profundos y largos. El más importante es el Rennfast, el túnel más profundo del mundo con 223 metros de profundidad y una longitud de 5 kms, ¡toda una obra de ingeniería!

Stavanger es una ciudad petrolera, con un alto nivel de vida. Es muy bonita y la zona del puerto merece la pena conocerla porque tiene mucha vida y las puestas de sol son realmente preciosas. Ese día cenamos en Dognvill Burger, un lugar típico donde la hamburguesa de Salmón está increíble y la tarta de queso con frutos del bosque, insuperable.

Para subir al Preikstolen tenéis dos opciones, ir hasta Tau con un ferry desde Stavanger o ir en coche por el doble del tiempo.  Una vez en Tau, bajáis y seguís las indicaciones al Preikstolen y podéis dejar el coche en el parking.

Una vez arriba la mejor forma de hacer la foto es que alguien te la haga desde la piedra que está frente al Preikstolen, desde donde se aprecia el gran tamaño de la misma y el fiordo, ambas rocas están separadas por escasos 30 metros.

Deseo hayáis disfrutado esta entrada tanto como yo reviviendo este viaje. Os deseo un feliz viaje a Noruega, el país donde el mar y las montañas se funden en paisajes impresionantes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *