Publicado el 8 de agosto de 2019

Los Lagos de Covadonga son naturaleza en estado puro y como no podía ser de otra forma, todo sitio bonito tiene su leyenda.

La magia de los Lagos de Covadonga

La leyenda

Hace mucho… mucho tiempo, en una noche de fuerte tormenta, una hermosa joven bastante asustada y desorientada, buscaba cobijo en las cabañas de las familias de pastores situadas en lo que hoy en día es el Lago Enol. Todas las familias al abrir la puerta y encontrarse a la joven en ese estado, no hacían más que reírse de ella por el miedo que tenía a una simple tormenta y encima ninguna la daba cobijo.

Llovía mucho, y la joven fue puerta por puerta hasta que llegó a la última cabaña, y a la vez más humilde, situada algo más elevada que las demás, en un alto de la vega de Los Acebos. Esta familia sí que la invitó a entrar, y la tranquilizaron al calor de la lumbre.

La joven apenas habló, pero las pocas palabras que pronunció fueron: «Recoged vuestro ganado y ponedlo en un sitio más elevado, porque mañana en toda esta vega, se formará un lago». La familia sorprendida ante tal afirmación, hizo caso a la joven y a la mañana siguiente cuando despertaron y abrieron la ventana, vieron que toda la vega estaba cubierta por agua, habiéndose inundado el resto de cabañas excepto la de esta familia… y así fue como se formó este lago, que junto al lago Ercina, forman los preciosos Lagos de Covadonga situados en Asturias.

Se dice que aquella joven era La Virgen de Covadonga y como curiosidad contaros que en este lago se encuentra sumergida una imagen de dicha Virgen y que cada 8 de septiembre es elevada a superficie, para sacarla en procesión.

La magia de los Lagos de Covadonga

Los lagos

Los Lagos de Covadonga son en el corazón del Parque Natural de los Picos de Europa y en ellos como podéis ver, las vacas campan a sus anchas.

Cuando lleguéis, el primer lago que os encontraréis será el Lago Enol, que está a unos mil metros de altura y es el más grande de los tres.

A un lado estará el Lago La Ercina que es considerablemente más pequeño que el Lago Enol, y este se encuentra a unos 1.100 metros de altura con unos tres metros de profundidad.

Son lagos de origen glaciar situados en la vertiente asturiana y estos dos lagos mencionados están con agua permanente pero en la época de deshielo también se forma otro lago más pequeño llamado El Bricial, que solo tiene agua en determinadas semanas de la primavera.

Todo Asturias es un paraíso, pero estos lagos y su entorno son de una belleza natural impresionante y sin duda una de las mejores escapadas veraniegas que podéis hacer. Y si ya los conocéis, siempre está muy bien volver, yo si pudiera volvería todos los años, una suerte los asturianos por tener esto y tantas cosas tan cerca.

La magia de los Lagos de Covadonga

El mirador del Polje

Cuando visitéis los lagos también podréis disfrutar de varios miradores, pero en concreto a mí el que más me gustó fue el mirador del Polje de Comeya, que tiene unas vistas impresionantes, ya que está rodeado por una cordillera.

La palabra poljé viene del eslavo y es una depresión en un macizo de roca kárstica de grandes dimensiones, a modo de valle alargado y cerrado, con una superficie plana de gran tamaño y contornos irregulares. Los bordes son empinados y en ellos aflora la roca caliza. El poljé puede inundarse temporalmente (o permanentemente, formándose un lago) si el agua superficial rebasa la capacidad de desagüe del sumidero o si se eleva el nivel de las aguas subterráneas. Suelen ser valles muy fértiles al tener gran cantidad de sedimentos acumulados.

Además de realizar paradas en las zonas más turísticas de la zona, como podrían ser Cangas de Onís, el Santuario de Covadonga o los propios Lagos, también suelen realizar paradas en alguno de los hoteles cercanos.

Con el fin de proteger el Parque Nacional Picos de Europa (Reserva de la Biosfera), el acceso en vehículo privado está prohibido, por lo que se diseñó un plan de acceso únicamente en transporte público los días de máxima afluencia de Semana Santa, verano y ciertos puentes. El resto del año se puede utilizar libremente el vehículo privado.

Ni que decir tiene que una vez que se está por esa zona hay que acercarse a Cangas de Onís y al Santuario de Covadonga. Os encantará.. y si os gusta el senderismo en esta zona como os podéis imaginar hay numerosas rutas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *