Las islas de Tahití

Publicado el 7 de noviembre de 2018

En una sola palabra, Tahití simboliza un sinfín de sensaciones. Una visión completa de un idílico edén, retratadas de manera única por el genial artista Paul Gauguin. SI bien las islas de Tahití en la actualidad distan de ser ese destino utópico que tanto obsesionó al pintor francés, pocos destinos del mundo resumen tan bien la palabra paraíso.

Ubicadas en el Pacífico, las islas de Tahití están a más de 4.000 Km de Hawaii y a 5.700 Km de Australia. Un paraíso remoto, perfecto si lo que quieres es olvidarte del mundo. Pero ¿vale la pena viajar hasta el extremo opuesto del planeta para encontrarte a ti mismo? En ocasiones sí, y si se trata de Tahití, a continuación verás el porqué:

Datos básicos de las islas de Tahití

Las islas de Tahití son un territorio de ultramar francés, que conforman el archipiélago de las Islas de la Sociedad. Este archipiélago está compuesto de nueve islas principales, de las cuales Tahití no sólo es la más importante y de mayor superficie, sino que también es donde se encuentra la capital Papeete.

En Tahití se utiliza el franco del Pacífico, el clima es tropical, con una media de 3.000 horas de sol al año y una temperatura media de 25º. Si viajas a Tahití desde España o con un pasaporte de cualquier país de la Unión Europea, no necesitas visado, tan sólo ganas de entregarte al paraíso y decirle: “la ora na” (hola) a Tahití.

Tahití

Papeete - Viajeros con B

Tahití, la principal y más animada isla es la propia definición de paraíso. Papeete, su capital, es puerta de entrada a Tahití, aunque en ocasiones queda un tanto desatendida en favor de otras islas del archipiélago. De carácter montañoso (su punto más alto supera los 2.000 metros de altura), Tahití es un sitio para descubrir una naturaleza salvaje y su cultura más intrínseca a través de manifestaciones artísticas.

Un tour de la isla es obligatorio. Desde Papeete puedes descubrir Puerto Venus, el lugar donde desembarcó James Cook en 1767, así como maravillas naturales como la playa de arena negra y su faro en Mahina o la triple cascada de Faarumai.

Los deportes de aventura como el surf, el buceo por arrecifes de coral o hacer canyoning y barrancos en las selvas del interior son una de sus apuestas más seguras. Si buscas cultura, el Museo Paul Gauguin es imprescindible, así como el Museo de Tahití y sus islas en Punaauia.

Bora Bora

bora bora - Viajeros con B

Sin duda, es la más conocida del archipiélago. Su solo nombre evoca romance, playas de arena blanca y una partitura de colores marinos sin precedentes. Puedes alojarte en los tradicionales bungalows sobre pilotes que tan famosa han hecho a esta isla y disfrutar del mejor atardecer que verás en tu vida.

La tranquilidad puede ser tuya en Bora Bora, así como la exploración de su fondo marino, donde te esperan actividades como snorkeling, buceo, paddle surf, piraguas y una infinidad de posibilidades.

Moorea

Moorea, la isla más cercana a Tahití, se caracteriza por sus picos abruptos, que a veces abrazados por las nubes. Una vegetación exuberante y su fantástica laguna azul, evocan la magia de los Mares del Sur, donde la vida es más sencilla y transcurre a su propio ritmo.

Aparte de las actividades marinas propias del archipiélago, Moorea te invita a dominar sus cumbres, ya sea mediante excursiones a pie o a caballo, en un vehículo 4×4 o en quad. Descubre las cascadas que se desprenden por sus laderas cubiertas de helechos o las interminables plantaciones de piña.

Huahine

A tan sólo 40 minutos de avión se encuentra Huahine, un precioso enclave en el archipiélago. Un viaje hacia otras épocas del Pacífico antiguo, donde el tiempo parece no haber transcurrido. Con apenas 6.000 habitantes, Huahine ofrece al visitante un atisbo al modo de vida más tradicional, con un ritmo de vida tranquilo, donde apenas se levantan ocho pueblos pequeños y se cosechan plátanos, melones y la codiciada vainilla.

Esta isla casi secreta te ofrece un paraíso de arena blanca, lagunas de colores mágicos para descubrir jardines de coral y actividades top, como disfrutar de un atardecer a bordo de un crucero o hacer un paseo a caballo por sus paisajes más salvajes.

Taha’a

Tahaa - Viajeros con B

El encanto arriba a dimensiones desproporcionadas en Taha’a, una isla aún más pequeña y secreta, si se antoja. Con apenas 53 Km² y poco más de 5.000 habitantes permanentes, esta isla a 45 minutos de Tahití en avión ofrece experiencias únicas.

¿Sabías que el 80% de producción de vainilla se realiza en las islas de Tahití? En Taha’a podrás ver de cerca una plantación, visitar una destilería de ron o conocer una granja de perlas. Podrás nadar con rayas y tiburones, relajarte en un motu privado o tomar una clase de ukelele.

Desde aquí podrás hacer excursiones a las islas cercanas como Raiatea, también conocida como la Isla Sagrada, relajarte en un spa al aire libre o realizar una excursión a pie al monte Temehani.

Cualquiera de las islas que elijas visitar en Tahití, algo es seguro: no serás la misma persona al regresar. Las islas de Tahití se pueden disfrutar durante todo el año y son perfectas para un viaje en pareja, una luna de miel y ¿por qué no?, recibir el año nuevo. Comencemos por desearte un “Ia maita’i te terera’a” (buen viaje) a Tahití, a continuación te dejamos un vídeo por si te quedaba alguna duda para ir preparando la maleta:

Reserva tu viaje a las islas de Tahití con B the travel brand haciendo click aquí,  en el teléfono 902200400 o consulta en nuestra red de tiendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *