Marta y Corina entre fogones en Tailandia

Publicado el 13 de enero de 2017

Aquel día habíamos tenido una intensa jornada de rodaje, una de tantas, pero Corina y Marta no tienen fin. El último bloque de grabación del día consistía en filmar a las chicas dando una vuelta en el mercadillo de Patpong. Podéis imaginaros lo locas que se volvieron, es ver un par de telas a todo color y… ¡Para allá que van!
Al día siguiente teníamos previsto ir a ver un combate de Muay Thai. Marta quiso vestirse para la ocasión y se compró un pantalón. Ya conocéis la discreción de los “uniformes” del ring. En el caso de que, finalmente, se lo hubiera llegado a poner habría pasado de todo menos desapercibida entre los luchadores. Por otro lado, Corina empezó una lucha aparte con los dependientes tratando de regatearles al más puro estilo español para llevarse unos cojines y unas mantas para su madre. ¡Menudas se han ido a juntar!
Cuando se cansaron de las compras, quisieron terminar el día tomando uno de los platos más típicos de Tailandia: el Pad Thai. Lo cierto es que está buenísimo, son noodles combinados con carne (cerdo, pollo o ternera) y se les puede añadir al gusto verduras, huevo… Si no los habéis probado nunca y viajáis a Tailandia, os recomendamos el puesto 55, cerca del mercado de Patpong.
Como era de esperar, las chicas hicieron amistad con la familia que lo llevaba. ¡Si es que son muy sociales! Su curiosidad las llevó a terminar haciéndoles un interrogatorio: qué ingredientes utilizan, cómo lo hacen, si tenían algún truco… Y, literalmente, “se metieron hasta la cocina”.
La familia les invitó a pasar al otro lado del puesto para que probasen a hacer el plato. Se pusieron manos a la obra como dos “profesionales”. Corina nos enseñó su peculiar estilo cortando cerdo y Marta demostrando su soltura en la cocina a lo “typical spanish”: echando los noodles directamente al agua en lugar de en el colador.
Ese toque distinto que le dieron al Pad Thai debió sorprender a la cariñosa familia que terminaron invitándolas a volver cuando quieran. Si pasáis por allí, es una parada obligatoria, ¡la comida del puesto está súper buena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *