Las mejores heladerías: ¡Al rico helado!

Publicado el 8 de mayo de 2020

Llega el calor y lo único que te apetece es un helado bien rico. Ahora pronto podremos disfrutar de ellos durante un paseo. Las heladerías son una parada imprescindible pero, ¿cuáles son las mejores? ¿y las más tradicionales? ¿dónde se encuentran?

Aquí os dejamos un pequeño itinerario en busca del helado más rico. ¿Nos acompañas?

 

CA’N MIQUEL

Carrer Montcades, 9, Palma

Los helados de Ca’n Miquel son todo un clásico de Palma, una heladería que lleva al frente del negocio durante tres generaciones, investigando para crear nuevos sabores capaces de sorprender a los paladares más exigentes. El negocio familiar comenzó en 1979 y la carta ya cuenta con más de 90 opciones de helado bien diferentes de una calidad extraordinaria.

El helado salado fué la revolución y una de las apuestas de la familia, uno de los más conocidos es el de aceite de oliva que se utiliza en los platos gastronómicos. En este sentido, se han hecho populares también los helados de ajo y pimiento picantes, crema de gambas o queso roquefort.

 

Loco Polo

Calle Mesonero Romanos, 10 Madrid

Después de triunfar en San Sebastián llegan a Madrid. Más de 900 referencias de sabores tienen en su carta que van rotando todo el año, todos 100% naturales y yéndose mucho más allá de los polos de frutas.

Los sabores que nunca fallan el de doble chocolate relleno de chocolate negro, el de Ferrero con relleno de avellana y chocolate o el de tarta de queso con mermelada de frambuesa en su interior. Los hay más rompedores como el de queso Idiazábal con membrillo y luego, más fresquitos, están los cocktail: de Baileys, de mojito, gin-tonic, sangría… Tienen hasta un polo caliente recubierto de hojaldre que hará las delicias de los más golosos.

 

KALÚA

Málaga

Kalúa, una de las primeras heladerías en traer a Málaga gustos “exóticos” (pastel de limón, milhojas, muffin…) destaca por ofrecer más de 40 sabores en sus establecimientos, que, además, van renovándose. Presumen de elaboración artesanal, y ofrecen más productos sin azúcar y sin lactosa que la media. Sus locales, en Teatinos (avda. Plutarco) , Las Pirámides (Avda. Moliére) , La Virreina (Avda. Jane Bowles) y Las Chapas (Plaza del Aparejador Federico Bermúdez) suelen estar llenos por aquellos que buscan refrescarse con estos deliciosos helados.

 

Gelatomania Barcellona

Carrer Avenida Mistral,64 Barcelona

Esta heladería italiana artesanal está aprobada por los italianos de la ciudad. Tienen cosas tan golosas como una crema de mascarpone con manzana o crocante mediterráneo, también tiene opciones veganas y sin gluten. Dicen que hay que pedir el pan dulce con helado de pistacho, pero tampoco dejaríamos pedir el helado de mousse de aguacate o el de regaliz.

 

Heladería Andrés Sirvent

Avenida de Valvanera, 47 La Rioja.

En Calahorra encontramos al maestro heladero, Andrés Sirvent que surte de helados a la Casa Real, al sultán de Brunei o a la Moncloa. Elabora más de 120 especialidades, muchos de ellas muy poco convencionales. Aquí no se va a probar helado de chocolate o de vainilla sino de violeta con chocolate amargo, de apio, zanahoria y naranja, de aceituna verde o de pimiento del piquillo… aunque el mejor en opinión de Sirvent es el de dulce de leche.

 

Nossi-Bé

Nafarroa Kalea, 1, Bilbao

El Nossi-bé se ha ganado un puesto entre las grandes heladerías del mundo. Su nombre viene de una pequeña isla de Madagascar de donde proceden la vainilla bourbon y el cacao que utilizan para hacer uno de los helados más ricos de nuestro país. Investigación y creatividad en la heladería de toda la vida, logran resultados tan curiosos como el helado de chipirones, el de foie, pimientos rojos, pan con chocolate o huevos a la trufa. Lo que no ha cambiado es la decoración, que sigue recordando la de hace un siglo: un tostadero de café y bombonería.

———————————————————————————————————–

También nos vamos a dar un paseo por Italia para conocer 3 lugares maravillosos donde tomar un espectacular helado.

 

Gelateria di Piazza

San Gimignano

En Italia es complicado elegir la mejor heladería pero, ésta, por su tradición, su calidad y su historia original, puede ser la Gelateria di Piazza, en San Gimignano, en Toscana, un lugar por donde pasan muchos viajeros. Y entre sus helados, hay que quedarse con el de Crema di Santa Fina (la patrona del municipio), con sabor a azafrán. Está elaborado a partir de unas violetas amarillas que únicamente crecen entre los muros de las torres de la ciudad. Cada 28 de agosto, la fecha de su creación, su maestro heladero, Dondoli invita a este helado a todas las mujeres de San Gimignano para que purguen sus pecados. Otro original helado local es el de Curva Fiesole, como se conoce a la grada de los hinchas del club de fútbol Fiorentina. Su mezcla de requesón y arándanos produce un color similar al de la camiseta del equipo.

 

Perché no!…

Florencia

Lo que no falta en Florencia son heladerías, pero sí hay que recomendar una, la propuesta es Perché no!..., muy cerca de la Piazza della Signoria y al lado de la Chiesa di Orsanmichele. Lleva elaborando helados desde 1939 y pone mucho cuidado en tener también opciones para las personas con intolerancias y servir helados de soja y fructosa e ingredientes naturales, sin colorantes ni conservantes. En su carta hay sabores exóticos como raíz de jengibre y sésamo, panna con amarene (nata con cerezas), pistacho, lavanda natural y rosa. Es una visita casi obligada en Florencia.

 

Gelateria Petrini

Roma

En la capital, los viajeros soportan el calor del verano paseando de heladería en heladería. Desde hace 60 años Petrini, elabora unos fantásticos helados de pistachos de Bronte o de avellanas blancas del Piamonte, y mezcla los ingredientes con una precisión casi de ingeniero para conseguir el helado casi perfecto. Por ejemplo, el sabroso helado de zabaione (crema y huevo), el de turrón de avellanas blancas y el de chocolate negro, un placer irresistible para seguir conociendo la ciudad eterna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.