Okinawa y el secreto de una vida larga (y feliz)

Publicado el 26 de noviembre de 2019

Japón es un país que tradicionalmente se asocia con la longevidad. Una serie de factores culturales y alimenticios han contribuido a extender la esperanza de vida de sus habitantes en un grado mayor que en otras superficies del planeta. Okinawa, la mayor isla del archipiélago de las islas Ryūkyū (el más meridional de Japón), es nada más y nada menos que la región más longeva del país nipón y de todo el mundo.

También es una de las cinco zonas azules del planeta: regiones clasificadas por la ciencia con una alta incidencia de longevidad. Dentro de este grupo, Okinawa no sólo cuenta con la mayor esperanza de vida del mundo, sino que es el lugar con la proporción de centenarios más alta de la Tierra.

¿Que tiene de especial este lugar? ¿Esconde la isla el secreto de una vida larga y feliz? Acompáñanos a descubrir el secreto de la longevidad de Okinawa y sus atractivos más importantes en un nuevo episodio de Viajeras con B.

Okinawa y el secreto de una vida larga (y feliz)

El secreto de una vida larga y plena

Antes de que pienses en empacar maletas y que el irte a vivir a Okinawa te va garantizar la longevidad, hay que saber que no existen fórmulas mágicas para una vida vida larga y plena. Ahora bien, algo acertado deben estar haciendo los habitantes de esta isla para tener 68 personas centenarias por cada 100.000 habitantes.

La genética juega un papel importante y es que por muchos siglos, las apartadas islas del archipiélago se mantuvieron prácticamente aisladas, dando origen a un perfil genético único en su población. Este factor, unido al tipo de alimentación y un estilo de vida activo, creó un equilibrio perfecto de bienestar, que viene siendo estudiado desde 1975 por el Estudio Centenario de Okinawa.

Okinawa y el secreto de una vida larga (y feliz)

Alimentación, divino tesoro

Okinawa tiene costumbres dietéticas muy distintas al resto de Japón. De hecho, curiosamente, el arroz no es el pilar de su alimentación sino el boniato o la batata, una de sus principales fuentes de calorías.

Si bien el consumo de pescado y carnes es habitual, la ingesta de proteínas de origen vegetal supera en creces a la animal, así como el consumo abundante de hortalizas bajas en calorías y ricas en antioxidantes, así como alimentos como el tofu y especias como la cúrcuma. Se estima que la proporción de la dieta de Okinawa es de 10 carbohidratos por proteína.

Okinawa y el secreto de una vida larga (y feliz)

Actividad física, vida social y mucho “ikigai

Desde luego, la dieta no es el único factor que influye en la buena salud del archipiélago. Una vida social activa, una disposición positiva, la actividad física frecuente y tener un propósito para levantarse cada mañana, son los otros pilares fundamentales para una vida larga y feliz.

El “ikigai” es tener un sentido claro y definido de un propósito de vida. En otra palabras, tener una razón para levantarse cada día y la realización de una actividad que nos genere pasión. Este concepto rivaliza con la concepción occidental de la jubilación.

Por otro lado, el celebrar las pequeñas cosas y los grandes acontecimientos por igual, así como tener una vida social activa y estar rodeado de un grupo de apoyo, son elementos vitales para una vejez plena y saludable.

En cierta forma, los habitantes de esta isla cuenta con una ventaja: un entorno amable, de clima soleado y poco contaminado, además de una gran tradición budista y pacifista. No se trata de copiar un estilo de vida pero desde luego, un viaje a Okinawa puede ser la oportunidad perfecta para adoptar nuevas costumbres y aprender a cambiar el sofrito de la vida.

Okinawa y el secreto de una vida larga (y feliz)

Qué visitar en Okinawa

Okinawa es uno de los destinos favoritos de los japoneses para veranear, ya que se encuentra a unas dos horas y media de vuelo desde Tokio. Te sorprenderá saber que la isla no tiene nada que envidiarle a los destinos paradisíacos del sudeste asiático. Ofrece una interesante fusión de playas de aguas turquesa, naturaleza exuberante, cultura y mucha tranquilidad.

Te dejamos un abreboca de todo aquello que podrás conocer en Okinawa.

Okinawa y el secreto de una vida larga (y feliz)

Naha Fukushūen

Con poco más de 300.000 habitantes, Naha es una moderna ciudad ubicada al sur de la isla principal de la prefectura y la puerta de entrada a Okinawa. Fuertemente destruida durante la Segunda Guerra Mundial, hoy en día es una moderna y animada ciudad, con muchos lugares de interés.

Naha Fukushūen es un jardín chino tradicional construido en 1992 en honor al hermanamiento de Naha con la ciudad china de Fuzhou. Está situado en el barrio de Kume, que durante siglos fue centro de aprendizaje y la cultura china en el Reino de Ryūkyū.

Okinawa y el secreto de una vida larga (y feliz)

First Makishi Public Market

El Mercado Público Makishi es uno de los puntos más turísticos de Naha y uno de los lugares ideales para probar lo más exótico de la isla. Aquí podrás degustar el marisco de Okinawa, puercoespines, el irabucha (pez payaso), así como frutas tropicales y vegetales cocinados al momento.

Okinawa y el secreto de una vida larga (y feliz)

Ogimi

También llamada “la aldea de los centenarios”, este pueblo de 3.000 habitantes situado al norte de Okinawa, está considerado el lugar más longevo de la Tierra. Sin duda es el sitio perfecto para comenzar a comprender el significado de “ikigai” y de encontrar el tuyo.

Okinawa y el secreto de una vida larga (y feliz)

Cuevas Gyokusendo

Las cuevas Gyokusendo son el principal reclamo de la ciudad de Nanjo, situada al sur de la isla principal. Este impresionante monumento de la naturaleza, mide aproximadamente 5 kilómetros de longitud, de los cuales se pueden recorrer unos 850 metros. Se trata de un bosque de estalactitas y estalagmitas que puedes recorrer a través de pasarelas iluminadas con total seguridad. Forma parte de los atractivos de Okinawa World.

Okinawa y el secreto de una vida larga (y feliz)

Okinawa World

Okinawa World es una especie de parque temático orientado hacia la cultura de Okinawa. No te imagines un parque temático de estilo occidental ya que aquí no verás montañas rusas ni espectáculos multimedia.

Aparte de la visita a las cuevas Gyokusendo, podrás visitar “The Kingdom Village”, una réplica de un pueblo tradicional de Ryukyu. Una especie de aldea viviente donde podrás acceder a talleres prácticos de la artesanía típica, la producción de instrumentos musicales y el soplado de vidrio.

También incluye el Habu Park, un curioso parque dedicado a una especie venenosa de serpiente local. Consta de un pequeño jardín zoológico, un museo de serpientes y un restaurante de cocina tradicional de Okinawa.

Recuerda seguir Viajeras con B, que te llevará a descubrir todo sobre este exótico destino japonés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *