Perú: un viaje al país más rico del mundo

Publicado el 16 de octubre de 2019

Cinco viajeros españoles muy seguidos en redes sociales y un destino: Perú.  Laura Trevijano (@laurapetrev), Miriam Pérez (@honeydressing), Paula Moya (@Paula.loves), Pitty Bernard (@pittybrenard) y Javier de Miguel (@javierdemiguel_) descubrieron el «país de las múltiples identidades», tal y como lo describe su literato más reconocido, el Nobel Mario Vargas Llosa.

Perú aúna costa, sierra y selva, además de contener el nacimiento del Amazonas en la Quebrada de Apacheta (Arequipa) y ser atravesado de norte a sur por los Andes centrales. Su variado relieve lo convierte en uno de los 17 países con mayor diversidad biológica del mundo y presume de tener más de 100.000 emplazamientos arqueológicos. «Perú es un país con mucho que explotar todavía. Es uno de los destinos más espectaculares que he visitado», apunta Paula Moya.

La eterna Lima, el Cañón de Sonche y la Fortaleza de Kuélap, la imponente catarata de Gocta, la salinera de Maras y Machu Picchu -una de las Siete Maravillas del Mundo- son algunos de los emblemáticos parajes que los protagonistas de nuestra aventura tuvieron la oportunidad de descubrir. Una experiencia de ocho días que cala hondo y que más de uno desea repetir porque en su millón  trescientos mil kilómetros cuadrados, hay cientos de paisajes y lugares por explorar.

 

Perú: un viaje al país más rico del mundo

Una experiencia inolvidable

La aventura de estos incansables viajeros junto a B the travel brand y PROMPERÚ arrancó en Lima, ciudad a orillas del océano Pacífico y capital de la República. Lima es el principal punto de entrada al país y en ella se funden la zona colonial del centro histórico con la urbe más moderna del distrito financiero. Un recorrido colmado de contrastes y colores que enamoró a la fotógrafa Laura Trevijano: «cambiar de barrio era como cambiar de ciudad».

Desde este centro político, cultural y financiero el viaje siguió hacia Chachapoyas, al norte de Perú, ubicada en la ceja de la selva amazónica, para adentrases en el Cañón del Sonche y descubrir entre sus cimas la Ciudadella de Kuélap, un conjunto arquitectónico cuyos orígenes datan algunos expertos en el siglo XI. «Lo mejor de la fortificación son las vistas sin duda. Es un complejo arquitectónico del que no quedan apenas edificios en pie, pero sí lo suficiente para hacerse una idea de lo complicado que tuvo que ser desarrollar vida, comercio y crecimiento aislados a más de 3.000 metros de altitud», comenta el modelo madrileño Javier de Miguel.

Perú: un viaje al país más rico del mundoMilagros de la naturaleza

La llegada al siguiente destino les descubre uno de los parajes más bellos y recomendables de Perú: la catarata de Gocta, o La Chorrera como la llaman los habitantes de San Pablo. Se trata de la tercera caída más alta del mundo: un espectáculo sin igual en un entorno vegetal formado por orquídeas, helechos y palmeras en el que comparten hábitat monos, tucanes y loros. «Llegar a pie a la catarata es brutal. Te fundes con la naturaleza. Cuando llegas y ves su inmensidad, te sobrecoge», apostilla Paula Moya.

Perú: un viaje al país más rico del mundo

Rumbo al Valle Sagrado

Q’enco -lugar de culto a la madre tierra Pachamama-, la laguna de Qoricocha, las alturas de Cusco, lar terrazas de Moray y las Salineras de Maras fueron algunas de las ubicaciones que ocuparon las siguientes etapas del viajes, preludio de la visita obligada por excelencia: Machu Picchu. Para alcanzar el Valle Sagrado de los Incas a 2.430 metros del nivel del mar no hay medio de transporte con más encanto que el tren que sale directamente desde Ollantaytambo a Aguas Calientes. «Es un milagro y el entorno es brutal. Se siente mucha magia», comenta Miriam Pérez, que confiesa haber sentido una enorme sensación de serenidad y espiritualidad.

En la memoria de nuestros viajeros quedan colores como el verde de la selva, el dorado y el naranja de los ladrillos de sus ciudades y pueblos, y el olor a naturaleza en estado puro. pero también el sabor de una de las gastronomías más variadas del planeta , que ostenta el Récord Guiness a la mayor diversidad de platos típicos del mundo (491). Y, por supuesto, el encanto de sus gentes, orgullosas de su tierra y de su historia, que acogen al viajero en su casa y le hacen sentirse parte de su cultura.

Si estás preparando tu viaje a Perú y quieres profundizar más, no dudes en visitar www.peru.travel/es-es/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *