Todo lo que no sabías del metro de Nueva York

Publicado el 29 de mayo de 2019

Es prácticamente imposible concebir a la Gran Manzana sin su legendario “subway”. El metro de Nueva York es una parte tan inherente de la ciudad como el mismísimo rascacielos del Empire State o el Central Park. Mucho más que un sistema de transporte, es uno de los metros más grandes del mundo y todo un icono en la cultura popular.

De hecho, sin haberlo pisado nunca, es bien seguro que la mayoría de las personas afirmará haberlo visto en películas como “The French Connection” y “La Jungla de Cristal”, pero el New York Subway es tan importante que incluso ha sido plató de filmación de películas donde el metro es el escenario principal (como Subway Stories, de 1997).

Si nunca lo has visitado o no lo has visto en años recientes, seguramente te vendrá a la memoria una estética de vagones sucios, pintadas con graffiti y como un lugar peligroso. Por fortuna, esos días han quedado atrás y actualmente el metro de Nueva York es un sistema mucho más limpio y seguro.

Para ti que estás viajando a Nueva York, te dejamos con las mayores curiosidades y todo aquello que no sabías del metro de Nueva York.

Metro en Queens, Nueva York

Uno de los metros más longevos del mundo

No es el más antiguo del continente americano, ya que esta distinción se la llevan Boston y Chicago, que inauguraron su sistema de metro en 1897. Aún así, está entre los 10 metros más antiguos del mundo, inaugurado oficialmente en octubre de 1904.

El metro que nunca duerme

Todo el mundo sabe que Nueva York es la ciudad que nunca duerme y su metro hace honor a este slogan. Es uno de los pocos metros del mundo que trabajan las 24 horas del día y nunca cierra, aunque la frecuencia de los trenes si varía mucho entre hora punta (de 2 a 5 minutos) a la madrugada (entre 10 y 20 minutos).

Señal de metro Times Square, Nueva York

Más estaciones que nadie

Con 468 estaciones, es oficialmente el sistema de metro con más paradas en el mundo. Consta de 24 líneas y se identifican por número o por letra.

Ten cuidado, porque líneas diferentes comparten un mismo color pero no siempre el destino es el mismo y no todas hacen parada en todas las estaciones. Por ejemplo, las líneas A, B, D, E, F, N y Q son exprés y las C, G, L, M y R son locales, es decir que si hacen parada en todas las estaciones.

Para complicar la cosa, en el metro de Nueva York una misma vía puede ser compartida por varias líneas, por eso hay que fijarse siempre en la identificación del tren que hace entrada en el andén. Ten por seguro que hasta el más experto en Nueva York se ha equivocado de tren más de una vez.

Estación decorada, Nueva York

Una galería de arte subterránea

Para rehabilitar muchas de las estaciones que hacia finales de los 70 presentaban un aspecto deplorable, en 1985 se creó el proyecto Art for Transit. Desde entonces, esta iniciativa ha conseguido colocar obras de arte de más de 300 artistas notables en unas 260 estaciones del metro de Nueva York. Y a día de hoy este proyecto sigue sumando estaciones.

Arte digital, diseño gráfico, esculturas, mosaicos y arte conceptual están presentes en el metro de Nueva York, con obras de artistas como Roy Lichtenstein, Elizabeth Murray o Tom Otterness.

Por si fuera poco, el programa Music Under New York, realiza audiciones para dar una plataforma a músicos emergentes en aproximadamente unas 30 estaciones del metro. Por otra parte, los performances de artistas dentro de los vagones son muy comunes. No es raro ver a bailarines e incluso artistas de circo hacer actuaciones espontáneas dentro de los vagones.

Un metro poco accesible

Para un metro que lo tiene casi todo (incluso el proyecto de tener wifi gratuito en toda la red), su punto débil está en la accesibilidad. Por ejemplo, de las 147 estaciones en Manhattan, solamente 43 cuentan con acceso por ascensor y la situación es bastante similar en “boroughs” como Queens, Bronx o Brooklyn.

Si viajas con carrito de bebés o en silla de ruedas, quizás te convenga más viajar en autobús, ya que todas las unidades son accesibles.

Metro Times Square, Nueva York

¿Uptown o downtown?

Nunca hay que dejar de estar alerta en el metro de Nueva York. Y no hablamos en términos de seguridad (aunque nunca dejes de aplicar el sentido común), pero nos referimos a la dirección de los trenes.

Muchos metros del mundo te permiten cambiar de sentido de andén dentro de una misma estación pero en Nueva York hay entradas que desembocan directamente a un andén con sentido uptown o downtown. Si te equivocas, probablemente tengas que pagar de nuevo (si tienes la fortuna de encontrar un taquillero de buen corazón).

Al cerrarse las puertas

Mejor espera el próximo tren si ves que no puedes alcanzar uno que está a punto de salir. Las puertas del metro de Nueva York se cierran sí o sí, así encuentren un obstáculo de por medio, ya sea una parte de tu ropa, tu mochila o una extremidad.

Para cualquier emergencia, en los andenes existen intercomunicadores y teléfonos con los que podrás comunicarte con la policía. Recuerda que el número gratuito para emergencia es el 911.

No Pants Subway Ride, Nueva York

Sube al metro de Nueva York ¡sin pantalones!

Así como lo oyes. Desde 2002, la plataforma de comediantes “Improv Everywhere” organiza el evento anual «No Pants Subway Ride«, en el que se invita a los usuarios del metro a una experiencia diferente y no llevar pantalones, faldas o cualquier prenda que cubra las piernas, excepto ropa interior. Todo un reto a asumir (vergüenzas aparte), ya que el día se celebra siempre en enero, cuando las temperaturas pueden caer bajo cero sin ningún problema.

Como puedes ver, utilizar el metro de Nueva York es toda una experiencia (como lo es visitar la ciudad misma) y algo que hay que hacer al menos una vez en la vida.

Confiamos que tras saber estas curiosidades y consejos, puedas pasar como uno más de los 5,5 millones de neoyorquinos que utilizan el metro cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *