Una tarántula en el camino

Publicado el 3 de marzo de 2017

Nunca me imaginé que me cruzaría con una tarántula real, pero en Riviera Maya es algo que te puede pasar. Cuando estábamos de camino al cenote, nos encontramos con una por el camino y no pudimos resistir la tentación de parar la furgoneta para verla desde cerca, y de paso, tomar algunos planos con la cámara.
Tengo que reconocer que me asusté, en realidad todos (bueno, casi todos). Uno de nuestros cámaras, Luis, se atrevió a cogerla con la mano, yo me acerqué con cautela para hacer una fotografía. Corina y Marta prefirieron esperar en la furgoneta a que terminasen de grabar las tomas del arácnido.
Verla de cerca me impresionó mucho y me puse a investigar sobre este animal, y en realidad, todos tenemos muchos prejuicios. Las tarántulas son inofensivas y seguramente tengan más miedo ellas a los hombres, que nosotros a ellas. Esto no quiere decir que si me volviese a cruzar con una, la cogería…
Obviamente como cualquier animal, si se siente amenazada se defiende, puede morder a un humano e inyectar veneno, pero el efecto es similar al de la picadura de una avispa. ¡No hay peligro mortal! Aun así, tienen que verse muy acorraladas para llegar a atacar, por lo que, es algo extraño que suceda. ¿Sabías que los machos pueden vivir de 3 a 10 años y las hembras de 10 a 20?. Y no por ser más grandes, son más venenosas.
Es un animal que da mucho respeto, y a pesar de saber que no son peligrosas, no sé cómo actuaría si me volviese a encontrar con una. ¿Y vosotros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *