Viena a través de su tarta más famosa.

Publicado el 19 de febrero de 2020

Hay numerosos objetos que nos traen a la cabeza ciudades o países. Este es el caso de la famosa Tarta Sacher -Sachertorte- que a lo largo de los años se ha convertido, junto con la Catedral de San Esteban, en uno de los símbolos más importantes de Viena.

Viena a través de su tarta más famosa.

Más de 180 años de tradición

Es en 1832 cuando se data la creación de esta delicia de chocolate; fue entonces cuando el canciller del Imperio austriaco pidió un postre especial para agasajar a sus invitados. al estar el pastelero titular de la corte enfermo, el joven aprendiz Franz Sacher (de 16 años) se hizo cargo de la preparación de esta tarta que obtuvo un éxito inimaginable y le supuso el comienzo de una prometedora carrera.

La receta de esta deliciosa tarta de chocolate es uno de los secretos mejor guardados de la ciudad. Los responsables del Hotel Sacher de Viena, en cuyos bajos se ubica el café Sacher, abierto por Eduard Sacher -hijo del creador de la tarta- la atesoran ferozmente y en estos días continúan utilizándola para preparar más de 360.000 unidades al año.

La verdadera Tarta Sacher lleva dos capas de bizcocho de chocolate y una capa fina de mermelada de albaricoque entre ellas. Todo ello se recubre completamente por una capa de chocolate negro glaseado y se suele acompañar de una crema chantilly. En el restaurante del Hotel Sacher de Viena se sirve con nata y un Mélange Vienés, algo que viene a ser similar a un café con leche espumada.

¿Dónde comer la mejor tarta Sacher en Viena?

Viena a través de su tarta más famosa.

Café Sacher

Se trata de el lugar donde surgió esta mítica tarta y es visita obligada. Cuando entras, su decoración y ambiente elegante te trasladan a otra época. Aquí probarás la receta original de esta famosa tarta que sirven con nata montada y que podrás acompañar de deliciosos cafés (especialmente recomendable el Mélange vienés). La única pega es que en este lugar el precio de la porción es bastante más elevado que en el resto de los locales, pero créenos si te decimos que merecerá la pena.

Philharmoniker Str.

Viena a través de su tarta más famosa.

Pastelería Demel

Esta pastelería es la principal competidora del Café Sacher y al igual que él, se haya cargada de historia. La pastelería Demel utiliza la receta que les trasmitió el hijo de Franz Sacher. Ha tenido varios litigios con el Café Sacher por cuál era la receta original que finalmente ganó el café Sacher, por lo que el nombre correcto para referirse a esta tarta aquí es Eduard Sachaer Torte. Nuestro consejo, visitar ambos locales y decidir cuál de las dos versiones te gusta más.

Kohlmarkt 14

Viena a través de su tarta más famosa.

Café Central

Se trata de uno de los cafés más emblemáticos de la ciudad. Durante la época dorada de Viena, recibía a la aristocracia y los intelectuales del momento que se reunían aquí. Ubicado en un edificio neorenacentista y con una lujosa decoración, sirven además una de las mejores tartas Sacher de la zona. Conviene visitarlo y disfrutar de ella acompañada de un café tradicional mientras se escucha al pianista que ameniza las tardes.

Herrengasse 14

Viena a través de su tarta más famosa.

Receta de la tarta Sacher

Si te sientes repostero después de leer este post, te dejamos la receta para que pruebes a preparar por ti mismo la famosa Sachertorte.

Ingredientes

  • 6 huevos grandes
  • 220g de azúcar + 150g para la cobertura
  • 120g de harina
  • 120g de mantequilla
  • 120g de chocolate para fundir (75% cacao) + 200g para la cobertura
  • 1/2 sobre de levadura
  • 1 vaina de vainilla
  • sal
  • mermelada de albaricoque

 

Elaboración

  • Cubre el molde con mantequilla y harina para evitar que el bizcocho se pegue y precalienta el horno.
  • Derrite el chocolate, al baño maría o en el microondas.
  • Separa las claras de las yemas y monta las claras a punto de nieve, añadiendo una pizca de sal. Cuando estén a medio montar, agrega la mitad del azúcar.
  • Bate la mantequilla con el resto de azúcar, incorpora la vainilla y las yemas de los huevos.
  • Añade el chocolate fundido, la harina tamizada y la levadura.
  • Cuando esté bien mezclado agrega las claras montadas y cuando esté todo bien uniforme vierte la masa en el molde y hornea unos 45 minutos a 170ºC.
  • Cuando el bizcocho haya enfriado, desmóldalo y córtalo en dos capas.
  • cubre con la mermelada de albaricoque una de las mitades del bizcocho y tápala con la otra.
  • Prepara la cobertura fundiendo 200g de cocholate al baño María y añadiendo un almíbar hecho con 120g de agua y 200g de azúcar.
  • Glasea la tarta colocándola sobre una rejilla y deja que el glaseado enfríe.
  • ¡Ya puedes degustar tu Tarta Sacher!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *